REFLEXIONES


El Anticuerpo. Un relato real de un hombre como pocos.

Amigos de cuerpo de gimnasio. Uno de nuestros más fieles lectores, GASTRONAUTA, nos ha hecho llegar un documento que creemos digno de publicar. Se trata de una reflexión profunda de una velada compartida con dos amigos, compañeros de vida y bon vivants. GASTRONAUTA, siempre serás el escritor del cuerpo de gimnasio. “EL ANTICUERPO  –  GASTRONAUTA Si fuéramos políticos en activo nos tacharían de cínicos, desvergonzados y quién sabe si vividores, y todo por gastarnos 250 euros entre 3 en apenas 3 horas.   Por desgracia, para el mundo y para nosotros mismos esto no es así,  no  somos políticos, y no sabemos más que engañar a  nuestras consciencias y a nuestro inmediato entorno para mantener nuestras infelicidades a raya. Era un 16 de julio tontorrón  e inocente, un viernes de calor pegajoso en la estepa de regadío del valle del Ebro. Tras una inútil ducha me pasaron a buscar por la puerta de casa Mauro Godello y Aleksander Wojtkiewicz.  Entré en el coche y me senté atrás,  no hubo palabras vacías y se llenó el espacio tiempo que compartíamos en el vehículo de silencio, que como unos  tambores de guerra  nos anunciaba lucha sin compasión contra la carne, contra las proteínas y sobretodo contra las dictaduras dietéticas, fueran de izquierdas o derechas. El steak tartar paso de ser poco especiado a especiado sin más, no nos aportó más que el placer tan ateo de comer carne cruda, de saberse consciente de la inevitable realidad de que hay que matar para vivir, y allí estábamos. Me gustó más a mi que a mis compañeros aquellos huevos poché aliñados con una tortilla...